Una persona puede hacerse a sí misma feliz o miserable independientemente de lo que esté sucediendo “fuera”, tan solo está cambiando los contenidos de su conciencia. Todos conocemos personas que pueden transformar situaciones desesperadas en desafíos que superar, simplemente por la fuerza de su personalidad. Esta capacidad de perseverar a pesar de los obstáculos y retrocesos es la cualidad que la gente más admira en los demás y con justicia, porque es probablemente el rasgo más importante, no solo para tener éxito en la vida, sino también para disfrutarla.